NAYARIT DE CONTRASTES

Una, dos, no cinco veces que viene a Nayarit el Presidente de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador; ha confirmado que le tiene aprecio a esta tierra de las cuatro razas indígenas, y eso le ha generado el reconocimiento de la gente de este pedazo de nuestra geografía nacional.

Pero al mismo tiempo que viene mucho a esta entidad federativa, los recursos para la obra pública no aparecen, es más, brillan por su ausencia.

Aquí en Nayarit, los recursos para la obra pública están paralizados por parte del Gobierno de la República. Es tiempo que la Delegación, encargado o como se llame de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no ha emitido una sola convocatoria para obra pública, es decir, el Gobierno de la República no ha invertido recursos que favorezcan al Estado y a los Municipios, y con ello a la economía, a la gente.

Siempre se dice, y siempre es así: Son Odiosas las Comparaciones. Pero se debe decir: con Peña Nieto durante todo su sexenio hubo una fuerte derrama económica para Nayarit.

Ojalá que en las próximas semanas, en los venideros meses el cariño que López Obrador le ha demostrado a Nayarit se traduzca en obra pública, en programas de inversión, en obras que generen el movimiento de la economía, que es precisamente lo que demandan los nayaritas.

OBRAS QUE SIRVAN

Cierto, en el sexenio pasado con Enrique Peña Nieto como Presidente de la República y con Roberto Sandoval Castañeda como Gobernador del Estado, en Nayarit se llevaron a cabo muchas, muchas obras, algunas con millonarias inversiones.

Eran los tiempos cuando los Diputados Federales y Senadores, pero también los Presidentes Municipales, y por supuesto el entonces Jefe del Ejecutivo Estatal hacían gestiones para traer obra pública. Ahora eso ya no existe. Se vive en la austeridad republicana.

Son los nuevos tiempos, son los del cambio de régimen, no de gobierno, como dicen los que hoy mandan este sexenio.

Aquí sin embargo, no basta que lleguen recursos para obra pública; se ocupa que lleguen recursos para obra necesarias, prioritarias, pero también que estos dineros públicos se manejen con decencia, con honradez.

Que el dinero de los impuestos no se inviertan en obras absurdas, irracionales, rateras, como son los ejemplos del Auditorio “Amado Nervo” –antes Auditorio de la Gente-, y la del Parque Lineal; la primera una obra que es un elefante blanco, un Auditorio que se hizo para robarse millonadas a ojos vistos, y la segunda igual, fue para robar a dos manos y con el mayor cinismo, y que tampoco sirve para nada.

COTIDIANAS

López O. vino, triunfó y se fue. Lo que viene es lo mismo de todos los días aquí. Seremos testigos de cómo los Presidentes Municipales, -los 20-seguirán sin recursos para enfrentar la legitima demandas de sus representados, y con mayor presión de sus trabajadores sindicalizados…Pero también seremos testigos crónicos de los pleitos que se cargan al interior de Morena, el partido que fundó AMLO. Veremos como el llamado superdelegado, Manuel Peraza seguirá regando el tepache, pero sobre todo mostrando a los cuatro vientos toda la soberbia y la prepotencia que la madre naturaleza le entregó a raudales…BROCHE POLÍTICO: Una pregunta seria, ¿usted qué prefiere, que los visiten o que les manden dinero?.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *