QUE SÍ, QUE NÓ, QUE COMO…

El gobierno del estado le viene echando toda la carne al asador para que se lleve a cabo la remodelación de la avenida Jacarandas de esta ciudad de Tepic. Para ello ha desarrollado toda una estrategia mediática para “socializar” la obra utilizando para ello recursos financieros públicos.

Se han criminalizado las protestas de los comerciantes, que a decir de los agoreros oficiales no rebasan el número de quince, y más, que ni siquiera ahí viven, sino que rentan los locales.

Hace apenas un par de días el mandatario local, Toño Junior a través de un comunicado vía las redes sociales hizo saber que la obra se suspendía por las protestas de los comerciantes. Eso generó la contraofensiva de los colonos, esos que están apoyando y a su vez son apoyados por el gobierno.

Son –ahora los colonos- quienes bloquean la Avenida Jacarandas, y ahora, a ellos los escucha y atiende el gobierno, y a ellos seguramente les resolverá favorablemente.

Pero también sin duda alguna, en cuestión de horas seremos testigos de cómo el gobernante, el hijo de Toño y Martha dará a conocer un comunicado en donde dé luz verde para el inicio de la  polémica y controvertida obra, en donde, en una primera etapa se invertirán 75 millones de pesos.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Cabe decir que no es la primera vez que se enfrentan los comerciantes de la Jacarandas con los colonos, es decir, con los vecinos de la Versalles y de la San Juan.

En el trienio que encabezó como Presidente Municipal, Ney González, los colonos, la mayoría mujeres enviaron al cuerpo edilicio del Ayuntamiento de Tepic una solicitud para que le fuera cambiado el nombre de la Avenida Jacarandas por la de Juan Pablo Segundo. En esos días estaba de moda el Papa que realmente se llamó Karol Wojtyla.

Y fue una escandalera. Los comerciantes se oponían porque ese cambio de nombre les obligaba a cambiar el domicilio de toda la papelería fiscal; hubo plantones, disputas y enfrentamientos verbales.

En medio de la trifulca pendenciera quedó el Presidente Municipal, quien reunió a las partes para ver si se ponían de acuerdo. Eso no pasó. Los ánimos estaban caldeados, y las mentes confusas.

Al final, Ney González les dio una solución salomónica: que la Avenida de subida se llame Jacarandas, y de bajada Juan Pablo Segundo. Claro, la idea del  Alcalde era distender la reunión que amenazaba patadas y cachetadas. Al final nada pasó. El nombre de la Avenida no cambió.

Ahora es otro el pleito entre comerciantes y colonos. Seremos testigos: la obra de remodelación se realizará y la mayoría de los negocios cerrarán sus puertas.

COTIDIANAS

No todos los Diputados Federales tienen el mismo nivel de influencias para conseguir recursos económicos para la obra pública. De Nayarit solo la Legisladora Federal, Geraldine Ponce, y eso saben los 20 Presidentes Municipales de este  pedazo de nuestra geografía nacional…Geraldine ya no solo atiende a los alcaldes de su distrito federal electoral, sino también gestiona apoyos para municipios que no los representa, electoralmente hablando. Así pues, la belleza calificada de Geraldine sigue dando de qué hablar…BROCHE POLÍTICO: Confirmado: al gobierno de Toño Junior, también le gusta el pleito.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *