OTRA VEZ SE PELEAN LA PLAZA

El asesinato del Comandante Roberto Quiñonez, y de otro Policía estatal, de apellido Huerta –que aseguran también ya está muerto-, es el resultado de la lucha por la plaza, por la revancha de los grupos criminales que se resisten a dejar el control en estas tierras que tantas ganancias económicas les generan.

Previamente a estos citados policías adscritos a la Fiscalía General del Estado, junto con media docena de elementos fueron sometidos por un comando de narcosicarios, pero solo a ellos se los llevaron, solo a ellos los rociaron a balazos y tiraron sus cuerpos por la carretera cercas del turístico Puerto de San Blas.

Seguramente que este hecho dará mucho de qué hablar, y más porque el Comandante Roberto Quiñones y el agente de apellido Huerta, estuvieron muy cerquitas del ex  Fiscal Edgar Veytia, éste último preso por presuntos nexos con los grupos criminales, esos mismos que controlaban la venta y distribución de las drogas, y de otros actos fuera de la Ley.

UN HECHO: ACABÓ LA PAZ NARCA

Como se recuerda, durante el sexenio del anterior gobernante, la violencia fue controlada por el ex Fiscal Edgar Veytia. Propios y extraños reconocieron públicamente la efectiva labor del Fiscal Veytia, incluyendo el actual Gobernador, Antonio Echevarría García y del ex mandatario, Antonio “El Tigre” Echevarría Domínguez.

Eso fue historia, pero, cuando Veytia fue detenido en los Estados Unidos, en Nayarit la paz que estaba sostenida con alfileres se cayó, y la violencia regresó justo cuando arribó al poder el Gobernador Junior.

De nada le valió contratar a un policía que decían era exitoso, porque aquí de nada sirvió, la violencia en Nayarit no solo no se redujo, sino que se incrementó.

Al tomar las riendas de la Secretaría de Seguridad Pública, Jorge Benito, casi como por arte de magia las balaceras, las ejecuciones brillaron por su ausencia. Se decía que hubo arreglo con los grupos criminales.

Pero algo no ha salido bien. Ya son varios meses que un día sí y otro también ejecutan a personas, a otras las “desaparecen”, otras más sufren secuestros “express”, pero además ya regresaron esos que cobran la plaza, es decir, la tarifa para que comerciantes, empresarios e industriales nayaritas puedan seguir trabajando.

Así pues, algo debe hacerse para que a Nayarit regrese la tranquilidad, que la gente de bien tenga la certeza que su integridad física y patrimonio familiar están a salvo.

Es el reto del gobernante, del Junior de la política.

COTIDIANAS

Llama la atención que todos los años el Gobierno Federal –de todos los colores- se dan a la tarea de mandar recursos financieros para obras a las entidades federativas, precisamente cuando dan inicio la época de lluvias. Esto se confirma en estos momentos, cuando las obras públicas que se ejecutan a lo largo y ancho de la entidad se inician al mismo tiempo que empieza el temporal de lluvias. Es algo absurdo, incomprensible…A decir del titular de los Servicios de Educación Pública del gobierno local, no se paga la Beca Universal de 250 pesos a los casi 200 mil alumnos de educación básica porque el dinero no les ha llegado por parte de la Secretaría de Hacienda. Hasta donde se recuerda, la Beca Universal se aprueba en la Ley de Egresos, es decir, son recursos debidamente presupuestados y aprobados por los Diputados del Congreso del Estado…BROCHE POLÍTICO: Que no se olvide. La narcoviolencia es mortal para los políticos futuristas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *