POLÍTICA DE CONVENIENCIA

Antes existían programas, principios, ideales al interior de los partidos políticos, y esos, se buscaban llevar a la práctica, en especial los contrarios al partido en ese entonces hegemónico: el PRI. Ahora es todo lo contrario, pareciera que el objetivo es ver que político gana en eso de brincar de un partido a otro.

Lo anterior se comenta por el caso de Jorge “el peque” Vallarta Trejo, el hijo del llamado “papá de todos los priístas de Nayarit: Lucas Vallarta Robles”. El peque, como se sabe anunció la renuncia de todos los cargos que tiene en la estructura Tricolor, y se da por un hecho que de un momento a otro hará oficial su Candidatura a Diputado Federal por la alianza al Frente por México que conforman el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero Jorge Vallarta es solo un ejemplo. Otro Candidato también a Diputado Federal, Pavel Jarero Velázquez, primero fue del PRD, luego de Morena y ahora va con las siglas del PT; Miguel Ángel Navarro Quintero fue priísta, perredista, panista, del Verde Ecologista y ahora es Candidato a Senador por Morena; quien lo acompaña como Candidata para Senadora, Cora Cecilia fue del PRI, después del Panal y ahora de Morena.

La Candidata Gloria Núñez fue Diputada local del PRI, después Diputada Federal del PAN y ahora va en la alianza de panistas, perredistas y del partido del na na na na; Ivideliza Reyes, Candidata a Diputada Federal fue panista, independiente y ahora el partido naranja la postuló como su propuesta de la alianza México al frente. Eso por poner solo unos ejemplos de una infinidad que se están dando todos los días de cómo los políticos brincan de un partido a otro.

Así pues, nada hay ya que sorprenda en política. Las buenas conciencias se quedaron en casa. Ahora los partidos dejaron de ser instituciones de valores y principios y se convirtieron en simples comparsas para políticos que aspiran a un puesto de elección popular o a un cargo como servidor público.

TRAICIONA, PERO DICE QUE NO

En especial quienes lo conocen, quienes están cercano a él, juran y perjuran que el Diputado Federal del PRI, Efraín “el gallo” Arellano Núñez todos los días madruga para hacer lo que ha venido haciendo desde hace ya casi dos años: traicionar al partido que lo llevó a la cámara baja del Congreso de la Unión, y en dos ocasiones a la Presidencia Municipal de su natal Acaponeta.

Eso que traicionen, que chaqueteen ya prácticamente es permitido en eso que en el bajo mundo del hampa y el cinismo se conoce como política electoral.

Lo que no le perdonan al “gallo” Arellano es que niegue que anda apoyando al partido Morena y a sus Candidatos principalmente en la zona norte de la entidad, allá mismo en donde en la pasada justa eleccionaria apoyó a su hermano para que ganara la alcaldía de Acaponeta bajo las siglas del partido Morena.

Pero otra vez, lo del “gallo” es solo un ejemplo, porque eso mismo se viene dando en todo nuestro lindo Nayarit. En Bahía de Banderas el ex Diputado del PRI Héctor Santana ya le juega las contras al abanderado a Diputado Federal del PRI, José Pérez Gómez; aseguran que el ex Legislador Tricolor anda apoyando a su tocayo Héctor Paniagua, Candidato de la alianza de panistas, perredistas y del Movimiento Ciudadano.

Así pues, una y otra vez se confirma que la política, ya no solo es comer mierda sin hacer gestos, sino además presumir el cinismo con total y absoluto descaro.

COTIDIANAS

Los campesinos productores del frijol siguen esperando que el gobierno federal o del estado se apiaden de ellos y de una buena vez les paguen un sobreprecio, y es que, alegan que el precio que les pagaron el producto no los saca de ningún apuro. Y para demostrar que el pleito va en serio, ayer tomaron nuevamente las casetas de cobro de la autopista Crucero de San Blas-Sinaloa…. BROCHE POLÍTICO: Nuestros políticos como los piratas: Con el sable en la mano y el verduguillo en la boca brincan de un barco a otro.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *