DESCONOCEN A NACHO PEÑA

Ignacio Peña Robles, Rector de la Universidad Autónoma de Nayarit, al igual que los dirigentes de Maestros y Trabajadores, Carlos Muños Barragán y Luis Manuel Hernández Escobedo, respectivamente, y ya de pasada el dirigente estudiantil de la máxima casa de estudios, son un cero a la izquierda para el Gobernador del Estado, Echevarría Junior.

Los cuatro sujetos que se reparten el botín de la Alma Máter ya no son tomados en cuenta por quien gobierna y mucho menos por quienes manejan la política interna del gobierno local. Los culpan de solapar las raterías de cientos de millones de pesos del anterior Rector Juan López Salazar y de un tal Milton.

Punta lanza de la embestida oficial son la fiscalía General del Estado y la Auditoria Superior del gobierno del estado. Ellos, quienes dirigen estas dependencias mediante comunicado de prensa aseguran que el Rector está protegiendo a quienes saquearon las arcas de la UAN.

Han evitado hablar directamente con el Rector, lo ningunean, y eso no es de ahora sino de ya hace varios meses, es decir, el gobernante no lo toma en cuenta; todo hace suponer que no tiene el mínimo interés en dirigirle la palabra, mucho menos sumarlo a un esfuerzo por sanear las finanzas de la sufrida y saqueada Universidad Autónoma de Nayarit.

Y más, para que no quepa la menor duda, el Secretario General de Gobierno, Jorge Aníbal Montenegro Ibarra publica fotos en donde dialoga, cabildea con miembros de la Universidad que oficialmente no representan a ningún poder establecido al interior de la Máxima Casa de Estudios.

Pareciera que la idea es borrar a base de perversos y orquestados comunicados de prensa a toda la estructura administrativa, educativa y estudiantil representativa de la Universidad Autónoma de Nayarit.

LO MISMO PASA CON  EL TSJ

Pero el hijo de Toño y Martha sigue, insiste en su golpeteo en ocasiones directo y en otras mediático en contra de Jueces y Magistrados del Tribunal Superior de Justicia, el mismo que preside Pedro Antonio Enríquez Soto.

Públicamente los acusa con el índice de fuego de proteger a funcionarios deshonestos de pasados sexenios; sigue el mismo estilo, la misma línea de denostar y nunca hablar de frente con quien corresponde hacerlo.

Aquí lo lógico, lo políticamente correcto es buscar el dialogo con los Magistrados del Poder Judicial, de buscar resolver los asuntos como debe hacerse: lavando la ropa sucia en casa.

Pero eso no sucede, a quienes están en el gobierno local les gana la soberbia y la prepotencia, les falta oficio político y les sobra pedantería que al final de cuentas es sinónimo de incapacidad.

Es tiempo de hacer a un lado actitudes absurdas, de mandar amenazas a otros poderes autónomos. Son tiempos de ser inteligentes o por lo menos gobernar con sentido común.

COTIDIANAS

Llama la atención de la desatada campaña de desprestigio, de la orquestada campaña en contra de la Candidata a Senadora por la alianza que encabeza el PRI, Jasmín Bugarín. Es principalmente por las redes sociales y mayoritariamente son falsos perfiles las que rasgándose las vestiduras la tildan de grosera, por decir lo menos. Qué pena que sean estas guerras sucias la forma para denostar a una candidata que destaca por su belleza y sencillez….En donde sea se cuecen habas. Lo anterior se comenta por la renuncia de Mayte Camarena, ex Secretaria de Finanzas del Comité Estatal de Morena y su incorporación al PRI. Ha sido todo un escándalo, pero a este tipo de acciones tendremos que acostumbrarnos. Ya se dijo, en los partidos se acabaron los principios, las ideologías. Es el tiempo del pragmatismo puro….BROCHE POLÍTICO: Una pregunta, ¿quién dijo: al diablo con las instituciones?.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *