GRAVE LO DEL SECTOR SALUD

Seguramente la inmensa mayoría de trabajadores del Sector Salud deben estar maldiciendo el momento en que votaron a favor del hijo de Toño y Martha para Gobernador del Estado; están recibiendo un trato de entenados, tal y como si fueran los peores enemigos de este autollamado “gobierno del cambio”.

Es cierto que la actual administración recibió un sistema de salud colapsado, saqueado, pero también es certero que de esto ninguna culpa tienen los trabajadores, los cientos de Médicos, Enfermeras y administrativos que todos los días reciben mentadas de madre por parte de los usuarios porque nunca hay medicinas, porque  no existen los aparatos para los estudios que, al igual que las medicinas las tiene que pagar el que acude a los centros de salud a recibir atención médica.

Cuando el Junior de la polaca se comparaba a Juan Camaney, cuando gritaba a los cuatro vientos promesas y más promesas, cuándo pedía el voto para ganar la gubernatura, prácticamente todo el sindicato de la institución médica oficial votó a su favor, y es que estaban hartos de los hurtos, de los malos tratos de los entonces funcionarios del sexenio de Roberto Sandoval.

Hoy en día la realidad está peor. Los patrones encabezados por el Secretario de Salud, Víctor Quiroga se han encargado no solo de acosar, de humillar, de reprimir a la clase trabajadora, sino además de despedir a trabajadores porque protestan por hacer cumplir los derechos laborales establecidos en el Contrato Colectivo del Trabajo.

RADICALIZARÁN PROTESTAS

Ayer cientos de trabajadores se manifestaron en el Congreso del Estado, lo hicieron para aprovechar que ahí estarían sus patrones, es decir, el titular y demás achichincles que le acompañan en la Secretaría de Salud. Se manifestaron para hacerle un público reclamo.

No quisieron desaprovechar la ocasión para decirle, para gritarle frente a su cara su indignación por el abusivo trato que les está dando a los trabajadores, y más, para exigirle haga a un lado la prepotencia y conforme a la Ley reinstale a los cuatro trabajadores despedidos de manera abusiva e ilegal.

Ahí, en esa justificada protesta insurgente, algunos miembros de la dirigencia sindical coincidieron en afirmar que, Víctor Quiroga, Secretario de Salud es un vulgar y deshonesto funcionario. Señalaron que hace apenas unos años cuando el citado sujeto fue miembro del sindicato se distinguió por nunca ir a trabajar, “solo checaba y se regresaba a su consultorio particular”, precisaron.

Advirtieron que no estaban solos, que la defensa legal y política la harán la dirigencia nacional, la cual ya tomó cartas en el asunto y no va a permitir que se vulneren los derechos de los trabajadores que fueron cesados, los cuatro con más de 20 años de antigüedad.

Ya veremos en que quedará todo este desgarriate, pero aquí existe una constante: al gobernante no le han salido bien las cosas. Urge que sus “asesores” le digan cómo, cuándo, dónde.

COTIDIANAS

En una pachanga se ha convertido el debate del pasado domingo entre los Candidatos a la Presidencia de la República. Da gusto ver cómo en las redes sociales muchos se desgarran las vestiduras, que no aceptan opiniones contrarias a su candidato favorito, que agreden, que amenazan, que son intolerantes, pues. No hay razón para dar tanto brinco, estando el suelo tan parejo, decían los ancestros, que seguramente eran menos belicosos que los “intelectuales” de hoy en día…Sería conveniente que el gobernante, el hijo de Toño y Martha públicamente se deslindara del movimiento de campesinos productores de frijol que tienen ya semanas tomadas las casetas de la autopista Tepic-Límites con Sinaloa. A él lo acusan con el índice de fuego ser el que impulsa estos actos fuera de la Ley….BROCHE POLÍTICO: Ya nomás falta que salgan panzones y le echen la culpa a Roberto Sandoval.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *