DESPUÉS DE LA TEMPESTAD…

Aquí no aplica el adagio popular, “después de la tempestad viene la calma”, y no porque el Huracán “Willa” dejó daños y angustias entre los habitantes de la zona norte de Nayarit, pero lo grave se vive en estos momentos, es decir, la tempestad inició después del Huracán, y amenaza con prolongarse por bastante tiempo.

Los municipios de la zona norte de Nayarit sufren las inclemencias de las inundaciones debido al desborde de ríos y arroyos; la gente perdió casas y enseres, pero también animales y cultivos. Es desolador el escenario que se vive en esos lugares, en especial en los municipios de Tuxpan, Acaponeta y Tecuala.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno fueron rebasados por los desatados daños, por las desatadas inundaciones. Seguramente los gobernantes jamás imaginaron daños de tales magnitudes, y los apoyos que iban a necesitar las decenas de miles de familias en desgracia.

Las escenas seguramente no captan la realidad, el verdadero sufrimiento de niños y ancianos, de hombres y mujeres que arriba del techo de sus viviendas todavía ayer por la noche esperaban ser rescatados porque todo a su alrededor era agua, era la inundación.

INCOMUNICADOS Y CON HAMBRE

La gente que perdió todo en tan solo unas horas, muchos de ellos, seguramente miles, están en zonas incomunicadas; es imposible el acceso por carreteras, por caminos de terracería, y sin embargo siguen esperando la ayuda del gobierno.

Ahí, en las devastadas rancherías, ejidos y colonias de las cabeceras municipales ocupan alimentos, ocupan ropa, necesitan la solidaridad de todos los nayaritas. Y sin duda en unos días más exigirán apoyos extraordinarios en obras y fuentes de empleo.

Llama la atención la reacción que han tenido los grupos sociales, la ciudadanía en general. Por todos lados se observan Centros de Acopio para recibir ropa, agua, alimentos, cobijas, y otros enceres. La unidad se está dando por encima de ideologías o colores partidistas.

Por el momento cada quien está haciendo la parte que le toca. El mismo gobernante Toño Junior que en ocasiones se le critica porque poco se da a ver, desde un día antes del impacto del Huracán “Willa” se trasladó al lugar de los hechos y hasta el momento desde esos lugares encabeza las acciones de apoyo  institucional de los tres niveles de gobierno.

Seguramente lo que viene será lo más difícil, lo más complicado; es la reconstrucción de viviendas, de pueblos, de la infraestructura urbana, pero más importante será reconstruir la vida de las ahora víctimas de las inundaciones y las tragedias.

Y más, fundamental será consolidar la unidad ciudadana que ahora se percibe en apoyo a los damnificados. Que los intereses políticos no sucumban a las ambiciones personales o de grupos. Ya veremos.

COTIDIANAS

Como se observa, pocos,  por no decir que poquísimos hablan del primer año de gobierno y de su informe que el pasado martes entregaron a los Diputados del Congreso local. El Huracán arrasó a la política, a los políticos. En los venideros días se hará la glosa del primer informe, que no es otra cosa que el análisis que los Legisladores hacen a las cuentas, a las cifras, a las acciones, a las promesas del gobierno en turno. Aquí seguro que poco podrán decir los Diputados, y todo porque aquí poco, muy poco se ha hecho en estos primeros doce meses de este gobierno cuatrienial…BROCHE POLÍTICO: Que los políticos ahora ayuden, y ya después que disputen el voto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *