MANUEL, MANUELITO, MANOLÍN

Alguien, y no solamente uno, sino muchos le deben de decir al Superdelegado en Nayarit del Gobierno Federal, Manuel Peraza Segovia que la está regando, que no está haciendo bien las cosas, que está exhibiendo las orejas, que mal parado está dejando a los profesionistas de la arquitectura.

Y es que, va de error tras error, y lo más grave es que no recula, no da marcha atrás a sus acciones y aptitudes abusivas, prepotentes. Pareciera tener la intención que aquí su palabra es la Ley, y que la Ley es él, tan solo por el simple hecho que es amigo del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Un día amanece y en las oficinas federales se enteran que ya tienen nuevos jefes, pero éstos llegan sin el visto bueno de sus jerarcas superiores, y obvio, empiezan los reclamos, las luchas internas, y desde luego, las mentadas de madre a quien lo puso, o impuso, es decir, a Manuel, el de Tecuala.

El  caso más comentado es la designación “balín” que hizo en la Delegación del ISSSTE, dependencia médica en donde dio nombramiento a un conocido suyo oriundo del Estado de Jalisco. La historia es por todos conocida: le dieron reversa a su nombramiento desde las oficinas centrales del ISSSTE y en su lugar pusieron al Doctor Fierros.

Similares reacciones se ha dado en otras dependencias federales; hace apenas unas horas en la PGR. Y lo peor, en todos los cargos federales de primer nivel está mandando a gentes de otros Estados, es decir, está haciendo a un lado a los nayaritas, a quienes, dicen los que le conocen, los tilda además de rateros, de incompetentes.

Y EN POLÍTICA ESTÁ PEOR

Pero si en la cuestión operativa de las tareas administrativas, Manuel Peraza anda mal, en las lides políticas está para llorar.

Una y otra vez, siempre y en todos lugares no se aguanta y lo dice, lo grita a los cuatro vientos su aversión que tiene en contra del Senador Miguel Ángel Navarro Quintero, del desprecio que le ordena su cerebro y su corazón en contra del Diputado Federal, Pavel Jarero Velázquez, y lo condenable, que le haga el feo a la hermosísima, a la belleza certificada, a la Diputado Federal, Geraldine Ponce, esto último no tiene perdón ni de Dios.

Se entiende pues, que con esta incapacidad manifiesta, Manuel Peraza está de antemano descalificado para ostentar la representación de López Obrador en Nayarit. Conveniente sería que lo regresaran por donde lo trajeron. El Peje tiene la palabra.

COTIDIANAS

Cada inicio de año la historia se repite; los permisionarios del transporte público hacen la lucha para aumentar el precio de las tarifas de las combis, autobuses y minibuses. Y claro, también ya es la historia que se repite que año con año sale a las calles a protestar por estos aumentos el ahora Diputado, Fugio Ortíz. Ya se sabe que al final se arreglan, claro, entre gritos y sombrerazos…En algunas gasolineras de la capital nayarita ya se está resintiendo la escasez del hidrocarburo. Pemex ya no surte como antes, y existe una razón: las pipas las tienen trabajando en los Estados en donde existe desabasto…BROCHE POLÍTICO: Cuando Manuel la riega, Nayar se ríe.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *