LOS TIEMPOS QUE VUELVEN

Antes, cuando el presidencialismo en nuestro país estaba en todo su apogeo, cada visita a Nayarit del Presidente de la República generaba todo tipo de reacciones, las más, manifestaciones de apoyo, el culto a la personalidad, y de ellos nadie se ruborizaba.

Lo anterior viene a colación porque para este próximo viernes arribará a este pedazo de nuestra geografía nacional, Andrés Manuel López Obrador, ese mismo tan querido y admirado por las mayorías y repudiado y cuestionado por las minorías.

Viene el Peje, y ahora como antes, habrá manifestaciones públicas en donde quienes lo apoyan le ratificarán su apoyo, el respaldo a la llamada Cuarta Transformación, y con ello su desprecio a quienes consideran los enemigos del cambio, la transformación y el progreso.

También, al igual que antaño, grupos sociales en discordia preparan todo tipo de documentos e informaciones en donde soliciten la intervención presidencial; buscarán que el Presidente de la República les resuelva sus demandas que consideran justas.

Así, gente de Compostela le dirán al Peje que la alcaldesa Gloria Núñez y el Gobernador Toño Junior son perversos e inhumanos; los frijoleros se quejarán por la falta de apoyos; los estudiantes le dirán que no permita que aumenten los precios del transporte público; los universitarios le solicitarán su apoyo para que la Secretaría de Hacienda les transfiera millonarios recursos para sacar a la UAN de la barranca.

Pero también los políticos le harán la lucha. Presidentes Municipales y Gobernador ya le llevaran sus cartitas –como si AMLO fuera Santa Clous- en donde le solicitarán que les dé dinero para hacer realidad sus proyectos de obras, de inversiones, de gestión social.

Así veremos a un Presidente de México –como los de antes- con todo el poder, con todo el carisma, y con todo el bombo y platillo que sus seguidores le otorgan sin rubor alguno.

COTIDIANAS

Bien se nota que al Gobierno Municipal de Compostela y del Estado ya no estarán dispuestos a permitir que un reducido grupo de gentes obstruyan las labores de la administración que dirige la Alcaldesa, Gloria Núñez. Ya hubo una detención de otras más que están a punto de ejecutar. Algunos hablarán de represión política, y otros de la aplicación del Estado de Derecho. Aquí cada quien opina según el cristal con el que se mira…Ahora resulta que la dirigencia estatal panista de Juan Guerrero, el que apenas hace un par de días tomó protesta está prendida con alfileres. Resulta que durante el proceso de la campaña política fue impugnado ante las autoridades electorales correspondientes, impugnación que podría tumbarle el cargo. Hufff…BROCHE POLÍTICO: Algo en Nayarit no cuadra: “no me checa”, dijo el Contador.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *