PROMETER NO EMPOBRECE

En campaña, cuando Andrés Manuel López Obrador iba como puntero para ganar la Presidencia de la República, las promesas, esas que quiere escuchar el respetable, el electorado: “ya no habrá más gasolinazos, a partir del primero de diciembre bajará el precio de las gasolinas, el gas doméstico y las tarifas de la luz”.

Eso fue en campaña, porque cuando ganó esa promesa la cambió: “la gasolina subirá conforme la inflación, y será hasta dentro de tres años cuando empezará a bajar, cuando ya estén operando las nuevas refinerías”.

Sin embargo, la realidad es otra, ahora todos los que pagan por este hidrocarburo, con impotencia observan de cómo la gasolina a escasos cuatro meses del sexenio de la Cuarta Transformación, de 18 pesos el litro como la dejó el neoliberal ex Presidente, Enrique Peña Nieto ahora se vende en las gasolineras tres pesos más la gasolina verde, y casi cuatro pesos más arriba la gasolina roja.

Aquí se observa la nula reacción de quienes hace apenas menos de cuatro meses se desgarraban las vestiduras por los “gasolinazos”, y de cómo de sátrapa  no bajaban a Peña Nieto, esto último, por decir el menos virulento calificativo. ¡Qué tiempos, señor Don Simón!.

ADMINISTRAR LA MISERIA

Ya 6 de marzo, día de “tomar la ceniza”, y es fecha que todavía los gobernantes siguen esperando recursos extraordinarios para realizar obra pública, o por lo menos que les aterricen algo de las promesas que hizo en campaña el gobierno de la Cuarta Transformación.

Es el Gobernador y son los 20 Presidentes Municipales que no hayan la puerta para responder a las exigencias de sus representados, pero en especial los Alcaldes, esos representantes populares que están por Ley obligados a dar la cara a no esconderse.

La gente pide, exige, reclama agua potable, seguridad pública, recolección de basura, calles sin baches, parques públicos, entre otros servicios básicos; sin embargo la realidad impone las respuestas, y éstas son limitadas y en ocasiones se convierten en callejones sin salidas.

Se hace justo y necesario que el Gobierno de la República, el Presidente, Andrés Manuel López Obrador se solidarice con los Presidentes Municipales del país; de los servidores públicos son los más responsables de brindar los servicios públicos elementales, pero son los que menos recursos financieros reciben de la federación. Se hace urgente que se revierta la distribución de la riqueza nacional. Solo es sueño guajiro, claro.

COTIDIANAS

¿Se acuerda usted del Sub Delegado del ISSSTE que por sus pistolas impuso el superdelegado, Manuel Peraza, el Doctor oriundo del Estado de Jalisco?. Pues resulta que no aguantó nada. En cuanto los trabajadores de la institución federal le enseñaron los colmillos, se regresó por donde vino. Tan tanMucho escándalo se dio entre los críticos de las pasarelas y alfombras rojas por la decisión del Jurado Calificador que decidió que una mujer hermosa de nuestras etnias fuera la Reina de la Feria de Tepic. Dicen los muy finos comunicadores de los espectáculos que había muchas participantes más bonitas y preparadas, pero que en el Certamen de la belleza se impuso la política. Eso dicen…BROCHE POLÍTICO: Todo sube y los mariachis callan.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *