LA MILLONADA QUE SE FUE

La suerte está echada: no habrá la multimillonaria inversión en el desarrollo turístico en Escuinapa-Teacapan, Sinaloa, lugar ubicado a un lado de la playa el Novillero y Palmar de Cuatla, Nayarit.

Este destino turístico fue anunciado por el entonces Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojoza. Fue considerado como el proyecto turístico más grande de los últimos 25 años con inversión federal a través del FONATUR.

En esos ayeres (2008) se anunciaba que FONATUR invertiría 5 mil millones de pesos y los empresarios alrededor de 65 mil millones, esto en una primera etapa. Se aseguraba que la inversión en ese lugar sería superior a la de Cancún y del destino turístico de Bahía de Banderas. Se adelantaba que detonaría el desarrollo y el progreso de la zona sur de Sinaloa y la zona norte de Nayarit, beneficiando específicamente a los Municipios de Tecuala y Acaponeta.

Pese al anuncio que con bombo y platillo se dio a conocer por el Presidente Calderón la inversión fue a cuenta-gotas, al igual que en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Ahora con Andrés Manuel López Obrador la historia es distinta; hace apenas unos días en sus tradicionales mañaneras conferencias de prensa no dudó un momento para acusar al ex Presidente Felipe  Calderón de haber hecho tranzas, de haber destinado millonarios recursos públicos para comprar terrenos al ex Gobernador de Sinaloa, al ya fallecido, Antonio Toledo Corro, para llevar a cabo un desarrollo turístico que no es viable. Así lo dijo, y se refería al de Escuinapa-Teacapan.

Obvio, de inmediato reaccionó Felipe Calderón, y lo retó a demostrar que no es viable tal desarrollo, y lo que siguió ya fue puro cuento y mitote.

Aquí lo cierto es que la multimillonaria inversión ya no llegará a esa zona del país, es más, ya andan buscando compradores para deshacerse de esos terrenos.

El desarrollo turístico más grande de los últimos 25 años, cuya superficie es el doble al de Cancún acabó: que solo fue una tranza. Es la palabra de López Obrador.

COTIDIANAS

Otra vez, y cada que se les pegará la gana lo volverán a hacer. Nuevamente fueron tomadas las casetas de cobro de la autopista de Ruíz y Acaponeta. Se dicen campesinos, y en algunas veces se dicen frijoleros, otras horticultores, en algunas ocasiones campesinos caídos en carteras vencidas, y bueno, los pretextos son muchos y más lo serán en el futuro inmediato. Lo cierto es que cobran 50 pesos a cada automovilista y 100 a los transportistas. Son miles que diariamente transitan por la citada autopista, y obvio, las ganancias millonarias. Así las cosas…BROCHE POLÍTICO: Mitote: aseguran que cientos de hectáreas vecinas a Escuinapa-Teacapan son del superdelegado, Manuel Peraza, ¿será?.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *