CRISIS FINANCIERA EN LA UAN AFECTARIA A 6 MIL FAMILIAS

Carlos Rodríguez/

 

La crisis financiera que atraviesa la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) superior a los mil millones de pesos, una orden de aprehensión aún sin ejecutar en contra del ex rector, Juan López Salazar acusado de presuntas desviaciones de recursos por 580 millones de pesos y la latente parálisis de actividades, se suma la inconformidad de profesores e investigaciones.

 

En una carta abierta dirigida a la sociedad, profesores e investigadores del Cuerpo Académico “Estado y Sociedad”, del área de ciencias sociales de la Universidad Autónoma de Nayarit, advierten sobre el papel esencial que desempeña esta institución educativa en diferentes órdenes de la vida social, empezando por las seis mil familias que dependen económicamente de ella, entre empleados activos y jubilados.

 

Llaman la atención sobre la actividad invisible de la universidad en lo que se refiere a cooperación de grupos de trabajo, de intervención y servicio social y a su importancia en la economía local de, al menos, 12 de los 20 municipios de Nayarit.

 

Los profesores de la UAN son los peor pagados del país y trabajan en condiciones poco óptimas; pero a pesar de ello, cuenta con 97 miembros en el Sistema Nacional de Investigadores (SIN) y 586 están certificados por el Programa de Desarrollo del Profesorado, a los que hay que añadir a los 64 cuerpos académicos que realizan investigación.

 

“En un contexto de descomposición de valores, de dilapidación de recursos materiales y culturales, es de vital importancia valorar el estatus social de la universidad pública y de la formación profesional”, señala el Doctor Salvador Zepeda, integrante y líder del Cuerpo Académico Estado y Sociedad, que atiende este año tres proyectos de investigación, que tampoco deben detenerse a pesar de la crisis.

 

“No hay mejor defensa que la educación básica y profesional para enfrentar los peligros que representan el narcotráfico y el creciente consumo de enervantes”, señala y añade: “atender a 26 mil estudiantes nayaritas en diferentes programas profesionales y de educación media superior, de alguna manera contiene dichas amenazas”.

 

Naturalmente, a esta obligada valoración social, es necesario el rediseño del modelo universitario para eliminar los vicios que, junto a la visión neoliberal, la han puesto al borde de la extinción, indican en esta carta abierta.

 

La Universidad Autónoma de Nayarit requiere 550 millones de pesos para el pago de nómina de trabajadores y prestaciones de fin de año.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *