EL PEJE DEJÓ FELIZ Y CONTENTO A LA MITAD DE LAS GENTES, Y A LA OTRA TAMBIÉN

CRÓNICA

Por: Miguel Ángel Vargas

Entró el Peje, el Presidente de la República, Andrés Manuel Lopez Obrador, entró al Lienzo Charro por la parte trasera. Lo hizo y le entró, y lo hizo tomando al toro por los cuernos.
Ante casi dos mil pejefans, en ese Lienzo que lleva por nombre a un personaje irregular de la Ley, el tabasqueño habló y prometió y seguro cumplirá: dos meses de cinco mil pesos a la lista de damnificados que rebasan los 160 mil, es decir, diez mil en total; empleos emergentes, enseres domésticos y sobre todo mucho cariño.
Y más, un apoyo al Gobernador, a Toño Echevarría, al Junior de la política, el adelantar el presupuesto federal para que pague aguinaldos, las dos últimas quincenas de diciembre, y es que, el Junior ha venido repitiendo que no tiene dinero, que recibió un Estado quebrado, desorganizado, endeudado, y que ocupa dinero, y bueno, AMLO ya lo atendió, y la sonrisa amplia, gustosa del Junior no se hizo esperar.
Pero también el reclamo velado del Presidente, de ese que tiene cabecita de cotonete en contra del Superdelegado Manuel Peraza Segoviano, a quien le refirió no atender a su pueblo, por que no vive aquí, y se entiende, Manuel Peraza ni siquiera invitó al acto de Lopez Obrador a los Senadores, a los Diputados federales, a los Presidentes Municipales; según comentaron el que invitó fue el Gobernador.
Por eso el reclamo velado, y bueno, Manuel Peraza simple y llanamente está en la cuerda floja, en el filo de la navaja.
Fue el acto del Peje, el que vino a Acaponeta a cumplir una promesa, a dar la cara, a dar regalos que se hacen en pleno mes decembrino. Sigue Tuxpan.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *