NO AL CIERRE DE REFUGIOS DE MUJERES VIOLENTADAS, EXIGE EL DIPUTADO LANGARICA

Por: Eduardo Garcia Bañuelos

Antes de dar inicio con esta nota que es una proposición de acuerdo por parte del diputado local por Nueva Alianza, Ignacio Alonso Langarica Avalos, que tiene por objeto exhortar a las autoridades federales correspondientes, se garantice la operación y el financiamiento integral de los refugios que atienden a mujeres víctimas de violencia, todas y cada una de las Fracciones Parlamentarias que conforman la XXXII Legislatura, suscribieron dicho proposición.

Destaca el diputado Langarica en este escrito que el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, es un tema de Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y Salud Publica, ya que la violencia ejercida hacia ellas, constituye una violación a los derechos intrínsecos del ser humano y  a las libertades fundamentales, afirma que en México, 66 de cada 100 mujeres han sufrido diversos tipos de violencia en todos los ámbitos donde se desarrolla, violencias que van desde la física, psicológica, económica, patrimonial o sexual, ejercida por la pareja, esposo, novio, familiares, compañeros de escuela, de trabajo o de hombres extraños.

Menciono que ante esta alarmante evidencia, 17 Estados de la República Mexicana, entre ellos Nayarit, han emitido la alerta de género como un mecanismo que permita establecer acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia femenina, desde esa perspectiva, la Red Nacional de Refugios (RNR), señala que los refugios para mujeres víctimas de violencia, proporcionan alojamiento seguro y confidencial para las víctimas de violencias extremas, proporcionando protección, servicios y recursos esenciales.

Las mujeres víctimas de violencias extremas requieren protección y apoyo profesional inmediato, porque su vida y la de sus hijas e hijos, corren peligro real, por tal motivo se hace un llamado urgente a las autoridades federales correspondientes, para que se respete y continúen los espacios que brindan protección a las mujeres e hijos, pues vivir una vida libre de violencia, es un derecho humano que debe ser garantizado por el estado en todos los órdenes de gobierno, no se tiene duda que los refugios de las organizaciones de la sociedad civil, trabajan para hacer ese derecho, una realidad, finalizo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *