RESPECTO A IMPUTADOS POR DELITOS, JUECES DEBEN ACTUAR EN COHERENCIA CON EL DERECHO PENAL DEL SIGLO XXI Y EL SISTEMA ACUSATORIO

  • Ponente internacional señaló que entre las medidas cautelares no es obligatoria la prisión preventiva oficiosa

Jueces de primera instancia asistieron en la sede judicial nayarita al taller «Medidas cautelares en el sistema de justicia penal acusatorio», que impartió el doctor e investigador en derecho José Daniel Hidalgo Murillo.

Dicho evento de capacitación fue organizado por la Secretaría de la Carrera Judicial y la Escuela Judicial del Consejo de la Judicatura, que preside el magistrado Ismael González Parra.

El ponente, oriundo de Costa Rica, donde se ha desempeñado como juez penal y de instrucción, se pronunció por que los juzgadores a cuya consideración se someten los casos relacionados con delitos actúen en coherencia con el derecho penal del siglo XXI y en particular con el sistema acusatorio.

El también autor de cuatro libros con temas relacionados con el sistema acusatorio y publicados entre 2009 y 2012, manifestó que «los jueces siempre debemos pensar en derechos más que en privar a personas de tales derechos».

En consecuencia, antes de optar en forma sistemática por la prisión preventiva oficiosa entre las catorce medidas cautelares previstas en el artículo 155 del Código Nacional de Procedimientos Penales, los jueces deben fundar y motivar su decisión conforme al artículo 16 de la Constitución Política mexicana.

Hidalgo Murillo precisó que la prisión preventiva oficiosa debe decidirse excepcionalmente cuando exista peligro de fuga del imputado, riesgo para la víctima o para la continuidad del proceso, por lo tanto el juez debe analizar las particularidades del caso, no quedarse en la frialdad de la teoría del delito o sólo convertirse en ejecutor del ministerio público. Su juicio, añadió, no debe ser de fiscal sino de juez. Y se preguntó: Si el criterio va a ser el de fiscal o policía ¿para qué el juez?

El expositor, quien ha participado en la revisión y redacción de leyes en seis estados mexicanos, reiteró la inconveniencia de que al resolver sobre una medida cautelar las o los jueces del sistema acusatorio actúen automáticamente o con temor de la reacción de la sociedad a la decisión judicial.

En una parte de su alocución señaló que en Nayarit existen condiciones para que los juzgadores desarrollen con plena libertad su función, pues cuentan con la confianza y apoyo de autoridades como el magistrado presidente Ismael González Parra.

En su oportunidad, con la representación institucional, el maestro Emeterio Mondragón Bastida, integrante del Pleno del Consejo de la Judicatura, dio la bienvenida a quienes asistieron al taller y presentó al experto ponente.

Al término del taller, la consejera licenciada Dirsy Araceli López García, también en representación de las autoridades judiciales, entregó al doctor Hidalgo Murillo un testimonio de reconocimiento y gratitud.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *