UAN A PUNTO DE COLAPSO FINANCIERO

 Carlos Rodríguez 

La Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) se encuentra con respiración artificial, los malos manejos financieros, desviaciones de recursos superiores a los mil millones de pesos, los más de 2 millones 116 mil pesos erogados en nómina de funcionarios habilitados como catedráticos, mantienen al borde del colapso a esta casa de estudios.

 

El rector de la casa de estudios, Ignacio Peña González anunció lo inevitable, no se logró la gestión ante la Secretaría de Educación Pública Federal, recursos extraordinarios por el orden de los 550 millones de pesos para el pago de nómina de la clase trabajadora.

 

La dependencia federal argumentó que las dificultades por las que atraviesa el país derivado de los fenómenos meteorológicos que azotaron a siete entidades y los recortes financieros, trabajaron el rescate de la UAN.

 

En una carta pública, el rector Ignacio Peña y otras autoridades de universidades en el país, enviaron la carta al presidente Enrique Peña Nieto para pedirle ayuda urgente debido a la situación financiera.

 

Además de Peña González, firmaron la misiva Medardo Serna González, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Jesús Alejandro Vera Jiménez, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Eduardo Bautista Martínez, de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, y Antonio Guzmán Fernández, de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

En su mensaje, explicaban que estas universidades tienen comprometido actualmente “su presupuesto en más de un 40% en promedio para hacer frente” a obligaciones laborales contractuales, lo que impide “que podamos sostener las actividades de de educación a favor de miles de jóvenes, muchos de ellos menores de edad por ser estudiantes de preparatoria, así como las actividades de investigación, difusión, cultural y extensión de los servicios en beneficio de nuestras entidades federativas y de la sociedad en su conjunto”.

Añaden que la SEP invitó a los rectores a participar en un programa de saneamiento financiero, pero luego de varios meses de realizar las gestiones necesarias, la Subsecretaría de Educación Superior informó que no se obtendría apoyo por parte de la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Señalaron que las cinco universidades necesitan una ampliación presupuestal de 4 mil millones de pesos “de manera urgente”, y así cubrir las nóminas de más de 26 mil trabajadores y evitar dejar sin clases a 180 mil estudiantes.

Advirtieron que de no contar con dicho dinero, las universidades tendrán que declararse en insolvencia económica de manera inmediata “y no podrán ayudar coadyuvar ya con el Estado Mexicano en la noble tarea de brindar educación superior y media superior de calidad a miles de jóvenes en el país”, indica la carta.

Piden los rectores no convertirse en “la generación que canceló el derecho a la educación media superior y superior pública de algunos de los estados más pobres y violentos del país”.

A través de un oficio, la Secretaría de Educación Pública le informó al rector de la universidad nayarita, Ignacio Peña, que tuvo que redefinir sus prioridades de gasto y por lo tanto, no se podrá otorgar el recurso económico que se había acordado para el rescate financiero de la UAN, lo cual fue dado a conocer en este medio informativo.

A pesar de ello, no se dio respuesta positiva. Ahora la Universidad de Nayarit tendrá que realizar ajustes financieros internos y esperar la salvación económica del gobierno estatal.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *