Los rusos gustan de estos artículos mexicanos, tanto que en ocasiones se podía observar a vendedores en Moscú portando el sombrero mientras trabajaban.